Dentro del mundo de la construcción, uno de los elementos clásicos y básicos es el ladrillo o tabique. Existen muchos tipos de este material, y desde luego, cada uno de ellos está enfocado a una necesidad distinta, su aplicación y desde luego el presupuesto.

En este artículo te hablaremos sobre qué es exactamente el tabique refractario y cuáles son sus usos más comunes.

Un ladrillo refractario consiste en ser un bloque de material cerámico refractario utilizado para los revestimientos de hornos, fogones y chimeneas. Se fabrican mediante la cocción de una mezcla a base de arcilla hasta que esté parcialmente vitrificada. Para fines especiales también se puede glasear.

Uno que sea completamente cerámico, está diseñado con el objetivo de resistir elevadas temperaturas y una baja conductividad térmica para ahorrar energía, por lo que son muy utilizados para interiores de algunos hornos de leña.

Dependiendo del destino que vaya a tener este ladrillo puede ser más poroso, resistente, ligeros, más fácil de formar o mejores aislantes.